lunes, 15 de junio de 2009

Lubomir Levchev (Troyan, Bulgaria, 1935)


DESENLACE

Te desvistes como en el médico.
Este pensamiento colisiona en mi alma,
y, de repente, todo se vuelve frágil.
El jarrón se convierte en la prueba.
Y la flor, en un bacilo extranjero.
Y tú, tú te ríes de mí.
"¡Venga, vamos!,
pregúntame lo que siento,
qué me hace sufrir,
dónde me duele.
O si no, pregúntame lo que quieras.
Pero no finjas… "
Entonces me inclino y mecánicamente ,
"¡Respire!",
le digo.


(1967)

4 comentarios:

Vladimir García Morales dijo...

Impresionante. Bravo. Y qué descubrimiento tu blog!

Bernier dijo...

Muchas gracias, Vladimir. Sincera y honestamente, puedo decir lo mismo de tus poemas.

Por cierto, ¿tienes, quizás, ascendencia búlgara?

Abrazo.

Vladimir García Morales dijo...

Hola Juan Antonio.

Gracias a ti por tu comentario que, viniendo de alguien a quien admiro por su poesía y sus traducciones, me alegra especialmente.

Ascendencia búlgara no, pero lo que es fascinación por Bulgaria -y Rumanía y Hungría- no me falta.

Un abrazo
Vladimir

Marta Merino dijo...

Me encanta este poema, Curro. ¡Eres un hallazgo como traductor! Mil enhorabuenas.