miércoles, 20 de enero de 2010

Cuento de invierno




5 comentarios:

Maria dijo...

Es extraño que me gusten tanto los gatos siendo lo cariñosa (y perruna) que soy.

El día que tenga algunos, uno se llamará cómo tú, y por supuesto, será el más galán de la camada.

Un beso

Bernier dijo...

La verdad es que eres muy cariñosa, María. Y galante.
Besos!

Ocupado Indefinidamente dijo...

Oooh, Morskata gradina es tan genial... Gracias

Bernier dijo...

Exacto! Vives por aquí? Ánimo con el blog.
Saludos.

un genio del montón dijo...

Ay los gaticos... ¿Y los monetes?