martes, 18 de octubre de 2011

Paz por Paz


NADIE MERECE MORIR

Para Amparo y Gabriel Celaya

Pon una bomba en tu alma
¡no la pongas fuera!
Nadie merece morir porque el polen es ciego.
Y cae, simplemente cae
y tú estás hecho así y el otro hecho lo mismo.
Deja lo que ha nacido sin querer,
acaso un monstruo, un asesino, un ángel vivo.
¡Oh no mates tú!, ya matarán otros,
ya mataron otros lo que vivo ha nacido
sin querer, tampoco.
¡Ay! ¿son los dioses de arriba? ¿El destino?
El vivir no tiene ojos.

(1977)

Poema de Juan Bernier, del libro Poesía completa (Pre-textos, 2011; prólogo y edición de Daniel García Florindo)

2 comentarios:

ana dijo...

Ese poema es maravilloso.

Juan Antonio Bernier dijo...

Me alegra que te guste, Ana.

Fuerte abrazo