lunes, 7 de marzo de 2011

Gustavo Adolfo Chaves (Heredia, Costa Rica, 1979)


Alguna vez viví en condiciones que daban miedo;
pero es la crueldad de afuera, al otro lado de la tapia,
lo que decide si mis sueños son literales o alegóricos.
*
Como dos que se quisieron pero se cansaron
recogemos la ropa (hemos muerto, en realidad).
*
Las cosas parecen haber estado esperándome:
tan pronto abro los ojos suena el teléfono;
tan pronto me pongo en pie se cae la cortina;
de pronto
todo el mundo me pide que lo repare.
*
Pero si un poeta en Costa Rica dice
que algo es "eterno",
-ahí donde los bares
-
cambian de nombre con cada luna llena
y los barrios de ayer son las nuevas zonas francas;
ahí donde cada veinte años un temblor
-
o un volcán llega a abolir el paisaje-,
si un poeta ahí dice que algo es "eterno"
uno sabe que el poeta está mintiendo.
-
Estos son algunos de mis versos favoritos de Vida ajena (San José de Costa Rica, Editorial Universidad Estatal a Distancia, 2010). Elijo versos, y no poemas, para ofrecer una muestra de los muchos registros -en este libro breve y excelente- de Gustavo Adolfo Chaves. Gustavo, además de un enamorado de Bulgaria y su literatura, es parte de la escena costarricense en la que destacan poetas como Álex Obando, Luis Chaves y Silvia Piranesi.

3 comentarios:

tetrabrik dijo...

eso herediano!!!

Susan Urich dijo...

"Alguna vez viví en condiciones que daban miedo;
pero es la crueldad de afuera, al otro lado de la tapia,
lo que decide si mis sueños son literales o alegóricos."

Este, definitivamente me quedo con este. Breve, preciso, hiriente y placentero a la vez, como todo buen verso.

Bernier dijo...

Son versos estupendos, sin duda.

Saludos, y bienvenida, Susan