miércoles, 27 de abril de 2011

La esfinge me tuteaba


Me había enamorado de su caducidad, de sus ojos marcados, del temblor del tejido epitelial, de sus huesos. Presentía el esqueleto gótico debajo de su carne, un esqueleto artesanal. Amaba su decadencia, su condena al envejecimiento. Mi amor se deleitaba en lo que intuía que la edad haría con ella. Me había enamorado de su osteoporosis.

De joven, la llamaban bomboncito. Cuando la veía en algún vídeo, con veinte años –los vídeos de Richard que Pablo conservaba, cerdo nostálgico–, me parecía demasiado saludable.
Con la edad había ganado... ¿espiritualidad? No creo, ni nada parecido: con el tiempo se había hecho más fina. Había perdido tejido adiposo. La edad añadía inteligencia a cada uno de sus gestos.
Desnuda en la cama era ofensivamente carnal. Saliendo de la ducha, verde por la luz de la ventana, su sexualidad tenía un matiz frágil. Verla desnuda era una invitación al carpe diem.
Me echaba a llorar de amor pensando en sus radiografías, y se lo dije a Pablo, pero me contestó que eso ya salía en La montaña mágica. Me fundía en sus huesos cónicos, dulces, tuétanos. En sus manos de hojarasca.
Desnudos en la cama y yo ya no tenía miedo de deleitarme. La esfinge me tuteaba. Tanto me había desviado de mi camino, cualquiera que fuese, que aquí estaba, dentro de ella, haciendo planes para una felicidad futura. Nunca he sido menos yo.


Fragmento de la novela Vida de Pablo, de Carlos Pardo (Periférica, 2011)

7 comentarios:

María Mercromina dijo...

Qué bueno! Tengo ganas de leerla.
Un beso

soniamarpez dijo...

Suena bien...

Jorge Díaz dijo...

También llamado:

"Me muero por sus huesos"

Y que sale, de otra manera, en "Echado a perder".

Alguien debería hacerle a esto un comentario de texto en condiciones.

juan bello dijo...

La estoy esperando. El lunes me han dicho. Ojalá no se retrase.

Verónica dijo...

Yo la tengo y creo que me la leeré entera y todo :).

Maria dijo...

Es maravilloso.
Como viaje, como postal, como banda sonora.

Lo dicho, maravilloso.

tetrabrik dijo...

carlos pardo, mi exskater y escritor preferido.